El manuscrito equivocado

Ahora que proliferan novelas históricas basadas en el descubrimiento de antiguos manuscritos cuyo contenido puede hacer tambalearse los pilares de nuestras creencias (es un decir), parece oportuno referirnos al legajo 7094 de fecha 22 de mayo de 1722, que se conserva en el Archivo Histórico Nacional, y que todos mis antecesores en el manejo del mismo consideran,sin más, equivocado respecto a la fecha de 1470 para la fundación de la Cofradía del Rosario en Lorca.

Curiosamente, esos mismos estudiosos no cuestionan la validez de todas y cada una de las fechas de fundación en nuestra ciudad de todas y cada una de las demás hermandades y cofradías de nuestra ciudad citadas en el documento.

Realmente es imposible que el Rosario estuviese en Lorca en fecha tan temprana si ese mismo año es cuando se reforma una antigua cofradía mariana en Colonia y se convierte en la primera bajo tal advocación. Sin embargo, y a tenor de otros indicios, habría que tener en cuenta otras consideraciones.

Que la Cofradía del Rosario de Granada presume justamente de su fundación tan solo un día después de la toma de la ciudad en 1492. En consecuencia, no sería tan descabellado pensar que con anterioridad a esa fecha pudiese haber una Cofradía del Rosario en Lorca, una de las cabezas de puente de la guerra contra el reino nazarí (lo que nos seguiría situando en el siglo XV).

Que los dominicos contaban para la construcción de su futuro convento con los ingresos de la venta o cesión de las capillas del mismo a las cofradías lorquinas, y una de ellas era precisamente la del Rosario, con lo que ésta es anterior  al establecimiento en Lorca de la Orden de Predicadores contrariamente a lo que se venía contando.

Que en las actas de la Cofradía de la Soledad encontramos el orden en que se desfilaba en la procesión del Santo Entierro (tarde del Viernes Santo), y observamos que la del Rosario marchaba en penúltimo lugar, por delante de la que organizaba.

Y como sabemos que tal orden venía determinado por la antigüedad de las cofradías y hermandades, se deduce que la única anterior al Rosario era la de la Soledad (que presidía y organizaba tal procesión).

En definitiva, que aquel escribano de principios del siglo XVIII era consciente por razones que a nosotros se nos escapan (probablemente por fuentes ya perdidas) de que la Cofradía del Rosario era la más antigua de nuestra ciudad si exceptuamos a la de la Soledad, hoy desaparecida. Tan antigua, que ante la necesidad de dar una fecha, optaba

la más antigua posible sabedor de que no podía ser anterior a 1470.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email