Civilizaciones

“La cabeza de la estatua era de oro puro, el pecho y los brazos eran de plata, el vientre y los muslos eran de cobre, 33 y las piernas eran de hierro. ¡Pero los pies eran de una mezcla de hierro y barro!” Sueño de Nabucodonosor II

Grupo de Ester y Asuero

Los personajes de Ester y Asuero se inspiran en el Libro de Ester y muestran como Dios se sirve de los más débiles para llevar a cabo sus designios, aun a costa de la voluntad de los poderosos.

El rey persa Asuero (históricamente se debe de corresponder con Jerjes I o su hijo Artajerjes), se desposó con la hebrea Ester desconociendo la pertenencia de ésta a una etnia sometida por Persia.

Leer más

Desfilan en bigas a la par y en el manto de ambos se recoge la escena del "desmayo de Ester", cuando le hace ver la injusticia del decreto (instigado por Amán, consejero del Rey) de exterminio de los judíos, que alcanzaba incluso a ella.

La heroína, arriesgando su propia vida, salvó a su pueblo. Ester es en la procesión, otra representación de la Virgen María.

Vasti, la esposa favorita de Asuero y 7 consejeros del Rey (Memucán, Tarsis, Marsana, Merés, Admatá, Setar y Carsena) forman la caballería que da escolta a los Reyes.

Entre todos ellos destaca el manto de Carsena, representando a los eunucos guardianes del salón del trono portando uno de ellos el decreto de su ajusticiamiento tras el intento de atentado contra el rey Asuero. Debido a su gran realismo es una de las obras que ha seleccionado nuestra cofradía como muestra para avalar la candidatura del bordado lorquino a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Nabucodonosor II

Inspirado en el “Libro de Daniel”, representa el castigo que infligió Dios a su pueblo por no escuchar la voz de los que hablaban por él, es decir, de los profetas. Sin embargo, también enseña como Dios protege a los que le son fieles, creen y esperan en él y como hasta los grandes de la Tierra se rinden ante la magnificencia de su poder.

El grupo comienza con una infantería bordada a mano al son de la música “El coro de los esclavos”, de la ópera Nabucco de Giuseppe Verdi.

Leer más

A continuación, aparece la gran carroza de Nabucodonosor II inspirada en la Puerta de Isthar. El rey se encuentra sentado en el trono, acompañado de sus consejeros Ariej y Aspenaz. A sus pies sentado se sitúa el escriba de la corte. Asisten a la interpretación por parte del profeta Daniel del sueño de la estatua de oro, plata, hierro y barro, que resulta ser una alegoría de los imperios de la antigüedad.

La cabeza de oro de la estatua representa al propio rey y al imperio Babilónico, el pecho y los brazos de plata al imperio Medo-Persa, el vientre y los muslos de bronce hace referencia al imperio Griego y por último las piernas y los pies de hierro y barro cocido al imperio Romano.

En la parte posterior de la carroza presenta a los tres jóvenes que arrojó el rey al horno ardiente por no haber cometido la idolatría de adorar una estatua de Nabucodonosor.

Por intervención divina, las llamas los respetaron y, desde ese momento, Nabucodonosor dará fe de las maravillas obradas por Dios en su presencia.